Mirar el dolor de frente

Hoy han llegado las 20h. y ya mi cuerpo se aquejaba de tantas horas sentada estudiando, y he decidido salir a pasear y aprovechando, ir a comprar una toalla a Decathlon.

Hacía una tarde espectacular, ya había bajado el calor, y por el Madrid Río, había muchísima gente haciendo deporte, paseando a su perro, con sus hijos… Yo iba con mis cascos, uno de mis grandes aliados para aislarme de mi fobaia social, y aún así, no logro superarla. Aunque ya sé que a lo que te resistes, persiste, pero es salirse casa y empezar a sudar, yo me fijo en el paisaje, la gente, para no pensar en ello….pero aún le sigo prestando atención. Ya volviendo a casa, los pensamientos negativos me han abordado, y me he ido sintiendo cada vez peor, tanto…que sólo pensaba en llegar a casa y darme un atracón de dulce para poderlo paliar. Y me preguntó: si sé que no soy mis pensamientos, he leído Miller de libros, pero aún hay momentos que ellos me controlan a mí….finalmente, aunque no dulce he comido mucho y el “dolor emocional” se ha calmado. Me he dado cuenta de la cadena tan rápida que es: pensamiento-emoción y creencia.

En esos momentos aún no sé qué hacer…cómo manejarlo, pero sí tengo una cosa clara, que si me caigo, me levanto, y que voy a seguir siempre hasta que el miedo me tenga miedo.

Y a ti te pasa algo parecido? Cómo logras mirar al dolor de frente?? Cuéntamelo en los comentarios, me gustaría saber tu opinión.

Feliz noche.

Anuncios

Las casualidades no existen, el universo te está hablando.

Hola de nuevo a tod@s.

Hoy, quiero hablaros de que cada vez tengo más claro, de la ausencia de casualidades y en su lugar le vamos a llamar por su nombre: causalidades.

Hoy, iba camino de la oficina de correos, a recoger un paquete, y mientras caminaba por la acera de una calle, he mirado sin motivo alguno, hacia la izquierda, la acera de enfrente, y justo veo un letrero enorme que pone : “Bar ——(el nombre de un chico que realmente me gusta) y he sonreído, y he continuado caminando. A los pocos minutos, me vuelvo a girar hacia el mismo lado de la calle y para mi sorpresa leo: Cafetería ——(el nombre del chico) y la sonrisa no se me ha quitado de la cara. Y a contiuación, le he dado gracias a Dios. Porque eso sé, que ha sido un mensaje de él, porque la de veces que he pasado por ahí, y nunca me había fijado☺️

En septiembre del año pasado, estuve todo el mes de vacaciones, y aproveché para estar unos días en Italia, con una de mis mejores amigas, y otros días en Londres con otra buena amiga. En esos días reflexionaba sobre lo que mi alma me susurraba de cambiar de trabajo, emprender…pero no sabía cómo. Llevaba tiempo siguiendo por redes sociales y YouTube a emprendedores como Sergio Fernández y Miguel Camarena.

Regresé a Madrid a finales de mes un día a media tarde-noche, y a la mañana siguiente, caminando por el Madrid-río, me adelanta Miguel Camarena y yo entendí que era una señal de Dios de venga…arriésgate. Me acerqué a él, le di en el brazó, él se quitó los auriculares, y yo, tímidamente le dije, hola: te conozco de Instagram, y quería darte la enhorabuena por tu emprendiduría. Sonrió y súper atento me dió dos besos, me agradeció mis palabras. Le conté un poco que deseaba emprender, pero que me daba miedo, y me pasó el número suyo que tenía un grupo donde ayudaba a gente emprendedora. Sinceramente fue increíble.

Yo regresé a Alcázar, mi pueblo, dónde trabajaba, y en febrero, me volví a Madrid de manera definitiva. Un día soleado, caminando por el puente de Segovia, oí la voz de alguien que escuchaba muy a menudo en vídeos de YouTube….sí…era Sergio Fernández. Para mí era increíble, la verdad, porque estaba a 3 metros de mí. Él estaba con un grupo de amigos, de los que se despidió y continuó con uno de ellos en la misma dirección que yo iba. A él no me atreví a acercarme, pero me sentí muy feliz y le di las gracias de nuevo a Dios. En tan poco tiempo tantos mensajes. Y no, aún no he dado el salto de emprender. Y os preguntaréis pero qué es lo que realmente quieres, lo que te susurra tu alma?? Pues ayudar a la gente comunicando, tipo terapeuta, coach, sobre autoestima. Alaaa mi talón de aquiles, en efecto, pero siento que ese es mi propósito de vida.

Hace poco he terminado el libro de Natalia Sanchidrián “vuela alto” y la verdad que ha sido otro toque de “vas a lanzarte de una vez?

Ya estoy en camino, pues compartir todo esto con vosotros por aquí, significa haber comenzado el viaje hacia la cima💪.

Un abrazo enorme a tod@s.

Y recordad “un día sin risa es un día perdido”

😘😘😘

QUÉ CAMBIARÍAS DE TU CUERPO?

 

Hola a tod@s.

Anoche, buscando en YouTube, me salió como recomendado uno que se titula “si pudieras cambiar una sola parte de tu cuerpo, qué cambiarías?” que está en inglés y subtitulado en español, y luego vi otro en español latino que aparece como ” De 0 a 100 qué cambiarías de tu cuerpo?” y os recomiendo lo veáis porque es espectacular. En ambos se les pregunta de forma individual a diversos hombres y mujeres, que si tuvieran la oportunidad de cambiar algo de su cuerpo, qué sería, y del mismo modo, posteriormente, esa misma pregunta, se la hacen a varios niños. Es increíble, como cada uno de los adultos dice aquello que quiere cambiar, que en algún caso, refiere que es por complejo que desde pequeño se metían con esa parte de su cuerpo, y sin embargo, ni un sólo niño quiso cambiar nada de su cuerpo. La bonita enseñanza de que ellos se aman tal cual son, y como plus, ellos lo que pedían en lugar de cambiar, añadir, en el caso de una niña una cola de sirena, unas alas para volar….en definitiva…no dejan de soñar…qué grandes maestros son.

Me calaron muy hondo ambos vídeos.

Mi madre me cuenta, que desde que era muy pequeñita, cuando íbamos a que me comprara ropa, yo tenía muy claro cuál quería, el que me gustaba, y del mismo modo, el peinado. Me recuerda muchas veces, el vestido de comunión, que fue verlo y decir ese, y que yo quise llevar la ofrenda de las flores, me hacía mucha ilusión. Era una niña con las ideas muy claras, y que disfrutaba con lo que le gustaba.

Pero volviendo al día de mi primera comunión, recuerdo que ya se metían conmigo en el colegio por tener mucho vello en los brazos, por tener los labios gordos, por tener los dedos largos. Aquel día, con el vestido tan bonito ya puesto, me miré al espejo, y me sentí muy mal por tener tanto vello en los brazos, y me preguntaba, por qué había tenido que ser así.

Durante los años posteriores, cuando me empecé a desarrollar, recuerdo querer ocultar mi cuerpo, estirándome la camiseta interior todo lo que podía, para que no se me notaran los pechos, cortarme todo el vello que me salía en los genitales etc. En aquella época, en mi clase en el colegio, entre las chicas, el que te viniera la regla era “lo peor” si eras la primera, así que nadie decía nada…muchas sospechábamos de algunasacompañeras, pues ya estaban muy desarrolladas, pero allí todas lo negaban. Nos vinieron a dar una charla una marca de compresas, para explicarnos la variedad que existía y qué observaríamos el día que nos viniera, y recuerdo a una de nuestras profesoras que estaba presente, que comentó que eso era motivo de celebración, que había hasta que brindar con la familia😊

Mis miedos e inseguridades se sumaban cada vez más. Con el frío, los pezones se me notaban mucho, y aunque yo no era consciente, ya estaban ahí un par de chicos de clase que me empezaron a llamar “pitones” para hacérmelo saber.

Un sábado, íbamos en el coche mis padres y yo, que iba tumbada en la parte trasera, e iba dormida. Justo cuando me desperté mi madre le estaba diciendo a mi padre que no quería que a mí me viniera la regla y tener que explicarme nada. Imagináos…yo con todos mis complejos ya del cole, que no aceptaba mi desarrollo, ahora ya escuché eso y se me quedó grabado en el corazón. Yo deseaba parar mi cuerpo, pero obviamente no me hacía caso jejejeje y como ahora entiendo por ley universal, lo que crees creas, y en lo que te enfocas, se expande…pues como yo cada vez tenía más pánico, deseaba que no se fijarán en mí, suplicaba que no me dijeran nada, pues ocurría justamente lo contrario. Hasta recuerdo mi padre un día, que me dijo: menudo culo has echado. Y ya para colmo, como mis mamas seguían creciendo, y yo ya no lo podía ocultar más, tuve que ir yo a mi madre, a decirle que me acompañara a comprarme un “top” que por aquel entonces, era lo que primero se usaba antes que el propio sujetador.

Y la guinda del pastel fue el día que me vino la regla. Lo recuerdo como si fuera ayer. Era agosto, yo tendría 11 ó 12 años, fui al baño a hacer pis, y allí estaba…empecé a decir: no, no, no puede ser, tiene que desaparecer…muy muy angustiada…y comencé a llorar muy desconsolada. Justo mis padres estaban preparados para marcharse con unos amigos, avisé a mi madre, me dijo que no pasaba nada, me dejó una compresa, me dijo como se ponía y se marcharon. Para mí fue muy frustrante.

Ahora entiendo que yo con el pasado de mi madre, hubiera hecho lo mismo. Que su forma de ser fría y distante es fruto de sus vivencias, y que yo, para evolucionar espiritualmente, la elegí, y ahora entiendo que es para darme cuenta que me tengo que querer y que yo sola, ya soy suficiente y todo. En siguientes post os hablaré más de esto, pero os recomiendo que leáis El plan de tu alma de Robert Schwartz, así sabéis que cada uno de nosotros hemos venido a aprender algo.

Pues bien, sin querer parecer víctima, pues ahora ya voy viéndolo desde otra perspectiva, y como os comentaba, que son vivencias para mí evolución, todo ello, hizo que empezara a odiarme, a ser insegura, a primero agradar a todo el mundo y después a mí. Obviamente, empecé a dejar de comer, no caí en la anorexia, pero sí bajé de peso bastante, y pasaba mucha hambre. Cuando yo tenía unos 13 años, mis padres se marcharon de viaje durante un mes, y mi hermano y yo nos quedamos en casa de mis abuelos, y ahí recuerdo, que engañaba más, para no comer, y a la vuelta, mi madre si que notó que había bajado de peso. Desde entonces, nunca he llegado a disfrutar con mi cuerpo, y la comida siempre eran alimentos buenos o malos, que engordaban o adelgazaban.

Toda esta inseguridad, se extrapoló a todas las áreas de mi vida hasta el día de hoy. Me encantaba cantar, y un día en un karaoke de barrio, me subí al escenario, y al bajar me dijo mi hermano: alargas mucho el final de las notas…pafffme sentí fracasada, tocaba el piano, y en cada clase con el profesor me ponía súper nerviosa porque creía que me iba a regañar, y él mismo me decía que estaba como un flan. Y así un etc. Así que finalmente para mí, el mundo era un constante peligro, en donde vivía en tensión constante, porque creía que me iban a criticar, y empecé a darme cuenta, que era salir a la calle y empezaba a sudar en la zona de las axilas, las manos…y luchaba contra ello, porque no quería que se me notara. La manera que desarrollé como modo de protegerme era aparentar ser una chica súper segura de mí misma, y buscando continuamente la aprobación de los demás.

Pero la vida es espectacular y maravillosa, y aunque en varias ocasiones he querido desaparecer del mapa, ahora entiendo, que tan sólo con mi testimonio, puedo llegar a ayudar a mucha gente. Sobre todo quiero decir, que cada uno de nosotr@s somos únicos, y que es una verdadera suerte el poder vivir, y disfrutar de la bonita combinación de características personales.

Y a colación con el título del post de hoy, y con el vídeo que vi anoche, pues se me ocurrió, realizar las mismas preguntas a compañeros del gimnasio hoy, a ver qué respondían. La verdad que ha sido toda una lección para mí por dos cosas: una de ellas, que me he dado cuenta que a pesar de creerme toda la vida, que yo era la única acomplejada, y con miedos a que me juzgaran e intentando ocultar cada mínimo error que veía en mi cuerpo, y dos, la sorpresa de los cambios que se querían realizar ciertas personas, que yo no me lo imaginaba, y esto me ha hecho reflexionar, pues la imagen que tenemos de las personas, no suele ajustarse con lo que realmente piensan y son.

Os comento las opiniones para que realmente veáis:

Chico: me pondría el color de ojos verde, como mi madre.

Chico: nada, soy perfecto y me encantó cómo soy.😊

Chico: el flotador que tengo en el abdomen, me pondría una tableta de chocolate, el resto me encanto.

Chica: el michelín de la tripa, el resto, incluso aunque sea baja, me quedo como estoy.😉

Chica: mi culo, tenerlo más redondo, más cantidad.

Chica: sin dudarlo, mis pies; los tengo enormes, uso una talla 40 para las piernecillas que tengo…se me ven unos piecezacos…cuando era joven y pesaba 48kg. sólo tenía tetas y pies…el pecho genial, pero los pies….hace años visité a varios podólogos para a ver si me los podrían reducir y me dijeron que era una cirugía muy compleja y finalmente ya me he aceptado, pero vamos que son gigantes.

-Chico: mis bolsas (de las ojeras) aunque ya estoy operado dos veces, pero es genético, y bueno, si pudiera decir otra, la altura, me gustaría ser más alto.

-Chico: mis rodillas, no porque no me gusten físicamente, sino porque me encanta hacer triatlon, y me han operado de ambas varias veces, y ya sólo puedo correr medias maratones. Pero yo me encanto.

– Chica: mi pecho, lo tengo caído, y no por dar de mamar a mi bebé, desde siempre, y ya estoy ahorrando para operarme. Y bueno, la nariz y las piernas, hace unos años me dejaron de acomplejar tanto.

-Chico: los pezones, pero ya me los he operado, y ahora sólo me quedan retocármelos, pero el resto, me encanta.

Os he especificado lo de chico y chica para que veáis las diferencias que pueden existir. De lo que sí me he percatado es de que las personas que aparentaban una seguridad y una alegría y actitud positiva cada día en el gimnasio, son las que verdaderamente se querían tal cual eran, o cambiarían muy poco pero nada por complejo, y el resto tenían complejos marcados.

Quereros cada uno como sois, y después podéis mejorar aquello que creáis que os gustaría, pero que no dependa de vuestro bienestar.

Por último os recomiendo un vídeo para los que tengáis hijos, lo practiquéis con ellos “padre eleva la autoestima de su pequeña hija de 3 años”

Hacedlo cada uno de vosotros frente al espejo cada día☺️

Y recordad que el pasado está para aprender y hacerte ver de lo valioso que cada uno somos.

Feliz tarde.

Recordad que un día sin risa es un día perdido 😀

 

MARIPOSA BLANCA

Después de meses, que sumados se convierten en años, visualizando y comentándole a una amiga que quería escribir sobre ello…aquí estoy.

Soy una chica de 32 años, española, y a la que le encantan las mariposas, de ahí el nombre del blog, y lo del apellido blanco, es porque he leído que específicamente las de color blanco, tienen un significado espiritual de paz, inocencia, infancia, divinidad, estabilidad, y anuncian la llegada de noticias positivas☺️

Dicen que de los 0 a los 7 años, es cuando se graba en nuestro inconsciente todas las experiencias vividas y todo lo que percibimos, creándose así nuestras creencias, aquellas con las que funcionamos el 95% de nuestro día. Os cuento esto, porque aunque muchos lo sepáis, yo en el último par de años, he sido más consciente de todo esto, y de la relación que tiene con los sentimientos de baja autoestima que la mayor parte del tiempo he tenido. Y quería escribir este blog, como una necesidad de expresar todo lo que llevo dentro, lo que he aprendido y voy aprendiendo y para quien pueda sentirse identificad@ que pueda servirle de ayuda e incluso aportar a través de los comentarios su granito de arena, pues la ayuda es recíproca, nunca nos olvidemos. También el fin del blog es contar mi proceso de transformación como lo hace la mariposa🦋, porque como el cuento del perro y el clavo que dice:
Un Hombre llega a la casa de su amigo a visitarlo para hablar de los viejos tiempos, cuando este abre la puerta de la casa, observa un perro sentado, grande y fuerte, pero quejándose amargamente y llorando aaaaauuuugggggggghhhh!!! aaaaauuuugggggggghhhh!!!
El dueño de casa invita a pasar a su visitante, y este inquieto por la actitud del perro le pregunta, “Oye hermano, qué le pasa a tu perro, se queja mucho y parece deprimido”, No te preocupes, le dice el amigo, este perro es muy perezoso. Los dos amigos se sientan a relatar sus viejas historias, mientras que el perro continuó quejándose, aaaaauuuugggggggghhhh!!!! ante lo cual el visitante insiste de nuevo a su amigo y le dice, “Compadre, porque no llevas al veterinario a este pobre perro se ve que esta sufriendo”, el hombre le contesta nuevamente, “no te preocupes hermano, es que este perro es muy perezoso”, el visitante inquieto por la misma respuesta, le pregunta “oye ¿como que este perro es muy perezoso, yo lo que veo es que esta triste, esta sufriendo”, entonces el casero le dice, “Mira compadre, este perro lleva sentado encima de un clavo toda la mañana, y yo se que le duele, y se queja y se queja, pero no ha querido moverse de su sitio, porque con todo y clavo, se siente cómodo, y se ha acostumbrado a su sufrimiento LE DUELE PERO NO LO SUFICIENTE COMO PARA MOVERSE”. A mí ya me ha dolido bastante, y me levanto del clavo, dejo de quejarme y miro desde otra perspectiva.

Yo nací un 12 de septiembre de 1985, a las 20h. de la tarde, como para no sabérmelo…cada año mi madre cuando me felicita me lo recuerda diciéndome: felicidades, aunque hasta las 20h. no habías nacido….jejeje cómo son las madres.  Al ser la segunda hija, mi madre se relajó un poco más, y al romper aguas, cuenta que estaba en casa de mi abuela cenando, y se esperó un rato antes de ir al hospital. Al llegar, se encontró con que el personal estaba en huelga, por lo que la mandaban o bien a Manzanares o a Ciudad Real, que son los sitios más cercanos a Alcázar de San Juan, mi pueblo. Como había pasado más tiempo del prudencial, mi padre decidió llamar al ginecólogo al que habían asistido en consulta privada, para que le atendiera a mi madre, pues el tiempo hasta los otros sitios era más largo. Por suerte, el ginecólogo a pesar de estar de comida festiva, accedió a atenderme y según cuenta mi madre al nacer no lloré, y el ginecólogo le explicó que había tragado mucho líquido amniótico, pero que no se preocupara, que me iban a aspirar y a limpiar bien. Al poco tiempo me llevaron con mi madre a la habitación, y siempre comenta que justo al lado de ella, había una gitana que había dado a luz también, y que pensaba que yo era de ella y que le habían cambiado de hija, pues nací con un montón de pelo en la cabeza; “un melenón” cuenta mi madre☺️

A través de Marta Salvat (una acompañante de UCDM, podéis seguirla en su canal de Youtube y su página web) y una terapeuta con la que empecé hace unas semanas, he descubierto, qué también influye, a parte de los acontecimientos de 0 a 7 años, desde la fecundación, si eres hijo deseado o no, si naciste del sexo que querían tus padres, si eres un “hijo sustituto” ( entiéndase como tal si previamente a tu nacimiento, hubo abortos o muertes muy tempranas), el embarazo que vivió tu madre, sus sentimientos durante el mismo, si fue maltratada etc…todo ello queda grabado en ti.

De los 0 a los 7 años tengo muy pocos recuerdos, pero hay dos que se me quedaron marcados y que uno de ellos creo que tiene mucho que ver con las memorias no sanadas de mi árbol transgeneracional, que si no sabéis mucho acerca del tema, os invito a que veas los vídeos de Marta Salvat, que lo explica muy bien. Por cierto, no tengo el gusto de conocer a Marta, por lo que no me llevo ninguna comisión por ello☺️, pero bajo mi punto de vista, lo explica de maravilla, de ahí que os la recomiende.

Bien pues comparto con vosotros una de las experiencias que marcó mi infancia.

Era verano, y hacía realmente calor en el piso, pues Alcázar, es el corazón de la Mancha, y es un clima extremo, mucho calor en verano y mucho frío en invierno. Yo tendría unos 6 años, y empecé a sentirme mareada y con falta de fuerzas, así que me dirigí a la cocina donde estaban mi madre y mi abuela haciendo la comida y hablando. Les pedí un vaso de agua, y recuerdo que continuaban hablando, y yo le insistía a mi madre y recuerdo justo coger el vaso con muy pocas fuerzas. Después desperté tumbada en la cama de mis padres, mi abuela me abanicaba y oía a mi madre explicarle a la ambulancia gritando que vinieran que me había muerto. Lo recuerdo como si fuera hoy. Por aquel entonces, la estación de bomberos y la ambulancia estaban justo enfrente del bloque de pisos donde vivíamos, pero de lo nerviosa que estaba mi madre, dió mal la dirección y la ambulancia de escuchaba dando vueltas a la manzana, pero no llegaba. Finalmente, acudió mi padre, y me pudieron llevar a lo que antes se llamaba Ambulatorio, en donde me hicieron prueba de azúcar y me dijeron que la tenía baja y recuerdo que me hicieron beber un vaso de agua con mucha azúcar…qué mala estaba pensé…me volvieron a pinchar y no me había recuperado ( además yo me seguía sintiendo súper débil) y de nuevo, me tuve que beber uno de esos casos tan malos…. después de aquel evento, me hicieron estudios de corazón, neurológicos, y endocrinos en el hospital infantil de La Paz, en Madrid, concluyendo que todo estaba perfecto. Me derivaron a una psiquiatra infantil a la que acudí una s sesiones en Alcázar y finalmente, le dijo a mis padres, que los mareos tenían un origen emocional y me dió el alta.

Después de esa pérdida de conocimiento, vinieron más, y como muchas me daban en verano, pues nada, a tomar Coca-Cola o Fanta para subir la azúcar y la tensión, como le decía el pediatra a mi madre.

Os cuento esto, porque desde ese evento, yo tengo el recuerdo de ser una niña muy tímida, con mucho miedo, con una sensación de que cualquier persona que me llamaba o hablaba me iba a regañar, con una culpa enorme por fallar, por equivocarme, por no ser perfecta, una baja autoestima tremenda, viendo a todo el mundo mejor que yo y pensar que no valía para nada.

Hace un mes y medio, haciendo trabajo personal con mi árbol, una chica que me estaba ayudando por fin conectamos con que justo cuando me dió mi primera pérdida de conocimiento, tenía la misma edad que mi madre tenía cuando falleció su hermana mayor con 13 años. Como veréis en los vídeos de Marta Salvat, se activan memorias o sanadas de otros miembros de tu árbol, justo en fechas concretas.

Se lo comenté a mi madre, pues nunca había hablado con ella de esto, y me comentó que desde el fallecimiento de su hermana, ella ha tuvo mucha ansiedad, y se ahogaba, pero ella explica que es que lo asociaba a que como vió tantas veces ahogarse a su hermana, pues era la enfermedad que tenía, y que después del fallecimiento, tampoco tuvo a quién contárselo.

En posteriores post, os iré contando más acerca de mi evolución hasta aquí, pero algo está claro, que yo he cogido la memoria de mi madre no sanada, y tengo la oportunidad de sanarla para mi felicidad y la de mi descendencia si la hubiera.

Feliz miércoles a todos.

Recordad sonreír, pues un día sin risa es un día perdido!!!🙃